01 marzo 2015

Porque la vida puede ser maravillosa



En octubre de 2009 nos dejaba Andrés Montes. Recuerdo perfectamente estar comenzando la madrugada con los amigos de fiesta, en plenos Pilares (fiestas del Pilar) camino de Interpeñas aquella vez, cuando nos encontramos con un conocido y al saludarle nos comentó la noticia. Nos impactó y dolió, ni qué decir que algunos amigos como yo somos muy de basket y era innato el aprecio al bueno de Andrés Montes.


Empecemos: "¿Qué tal? Bienvenidos al club, a este curso baloncestístico 2014-2015, viviendo la magia del basket."


Cuando comencé a mirar y seguir la NBA, allá por el 99-00, ya estaba Montes. Pocos años antes había comenzado con el nuevo proyecto de C+. Nos entregó una nueva manera de ver y disfrutar los partidos. Los encuentros que por diferencia horaria con EEUU son a las tantas de madrugada, con él no es que se hiciese llevadero, es que hasta en un mal partido (en la NBA cada franquicia juega 82 partidos de Regular Season, por lo que no todos son canela fina) con su manera tan peculiar de narrar y contar historias lograba hacernos olvidar la hora y el sueño permaneciendo inmóviles frente al televisor.


Recordemos con ellos, uno de los momentos más inolvidables de la historia del baloncesto, “The Last Shoot”, el Sexto Anillo de Su Majestad en Utah.



La ha robado Jordan. Bienvenidos al vuelo número 23, aerolíneas Jordan. Balón de Michael Jordan (Pausa). ¡Jordan! ¡Ohhh! 
Canasta, canasta de Michael, me llamo Michael Jordan, como James… ¡James Bond! (Pausa) este Jordan me suena.

Dios volvió a disfrazarse de jugador de baloncesto"


Pufff, prometo que al recordároslo acabo de sentir un escalofrío.



Montes llevaba la narración, tiene un don para ello, no para el fútbol como años después estuvo en LaSexta, sino para el baloncesto y concretamente si es el de la NBA mejor, ya que el espectáculo va con él. Creó un estilo propio, ni más ni menos.

Solía utilizar motes para los jugadores o entrenadores, muy currados, curiosos e incluso divertidos, aparte como digo, se metía dentro del partido y te hacía saltar del asiento ante un jugadón.



Daimiel ponía el análisis, más entendido como es él entraba a explicar planteamientos o analizaba todo sobre cualquier jugador, bien sea su procedencia, características, hasta los temas extradeportivos al servirse de toda info USA. Nosotros por entonces a diferencia de ahora no teníamos tanto acceso a la información, y claro, cualquier noticia que nos acercaba, aplaudíamos.

Sí, formaron una gran pareja.


 
(El primer All-Star Game de Pau Gasol, con las presentaciones)



A mí me gustaba porque lo pasaba en grande levantándome del asiento ante un “Jugón, Jugón" y sonriendo constantemente ante sus expresiones. ¿Quién no recuerda el “Ratatatata” ante un gran triple o el “Brrrr Brrrr” ante un mate impresionante?


Sin duda los motes hacían mucho:

"Robin Hood Nowitzki" o cuando Popovich pedía tiempos muertos en finales apretados "Teléfono rojo llamando a Moscú". La elegancia de "Cortefield Saunders". Los jóvenes "Al salir de clase" que debutaban en la NBA directamente desde el instituto. Muchos jugadores procedían de "La fábrica de churros" refiriéndose a North Carolina. Algunos jugadores "Me dejaba llevar" mientras otros eran "La albañilería", no nos saltemos a "La intendencia".
Los reboteadores que eran unos "Carpanta" o los triplistas que eran auténticos "Killer" ¿Os olvidabais del "Tiempo de Miller, tiempo de Killer"? Seguro que no. Si el partido estaba sentenciado "Paseando a miss Daysi". O por la forma de tirar, "Wilma, ábreme la puerta" jejejee, y tantos otros.



(En mitad de un tiempo muerto se ponen a hablar de los Chupa Chups xD)



Era paradójico o llamémoslo curioso, cuando a ratos se les iba la cabeza, sí, podemos decirlo, ya que dejaban de narrar el partido y se ponían a contar anécdotas. No obstante eran muy interesantes: desde oírles hablar de cine, de bodas, de lo que les ha costado el taxi desde el centro de Detroit al Palace Of Auburn Hills o incluso, lo que habían comido aquel día. Estos aspectos me gustaban; se alargaban y hasta contaban como eran las ciudades, opinaban sobre los restaurantes o sobre el tráfico, lo que fuera, nunca estaba de más escuchar cosas nuevas. Aprendíamos y todo.



(Aquí se acabó todo, la despedida)



Espero que os haya gustado. El que quiera dejar un mensaje u opinión ya sabe.

Despidamos la entrada como decía Andrés Montes:


I LOVE THIS GAME!

6 comentarios:

¡AGREGA EL TUYO!

Opina o deja al menos un saludo, se agradece

  1. Gran post dedicado a un gigante!!
    Una pena para los que nos enganchamos a la NBA más tarde y no lo pudimos disfrutar tanto, pero siempre nos quedará la hemeroteca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Porque todos los jugones sonríen igual!

      Grande Israel :)

      Eliminar
  2. Anónimo4/3/15 12:56

    Buenas , acabo de descubrir tu blog y quería darte
    las gracias por hacerme pasar un buen rato leyendo
    los artículos tan buenos que escribes .



    Mi equipo de toda la vida ha sido los Timberwolves,
    pero mi segundo equipo por así decirlo han sido
    los Celtics , los cuales ya me gustaban en la última
    época de Larry Bird , y ya con la llegada de KG
    pues se convirtió en el único equipo de la NBA
    que me ha dado alguna alegría recientemente
    en lo deportivo .


    Darte las gracias de nuevo y espero ansioso
    nuevas entradas en tu blog .

    Un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fenrir. Gracias! porque me escribiste que sino ni sé quien eras. Que se te olvidó poner al final del mensaje tu firma o algo!

      Llevo una vida de infarto, de 7:30am a 21:25h y la verdad leer algo así me alegró anoche el día. Y claro que seguiré, aunque sea un hobbie y no viva de ésto es algo que me gusta hacer, y hay mucho que contar :P

      De verdad, gracias. Leer algo así sube todo ánimo.

      Eliminar
  3. Muy grande Andrés Montes, me hacía reír mucho con esos motes. Forza Andrés Montes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Carpanta! ¡Carpanta Ben Wallace, lo atrapó!

      Gracias Pelotas Alemanas

      Eliminar

Entradas al azar